Si probaste tanto la papa como la yuca, es muy probable que hayas notado que el sabor de ambas es demasiado similar. La papa y la yuca, sin importar cómo hayan sido preparadas, estén hervidas o crujientes, comparten una característica en común, su sabor.

Alrededor del mundo, muchas personas han buscado alternativas más saludables para la alimentación humana. Entre frutas, verduras, carnes, hortalizas y otros alimentos, los humanos tenemos para elegir entre aquellas que son saludables y aquellas que no, lamentablemente todos los alimentos que suelen ser agradables al paladar, es decir, que tengan un sabor exquisito, no son buenos para la salud, ya sea por su alto nivel de azúcar, colesterol o grasa.

Un claro ejemplo de ello es la papa, un tubérculo que tiene un sabor peculiar y que gusta a muchas personas en todo el mundo. De ella se pueden hacer frituras, purés, rellenos, bocaditos y también pueden consumirse hervidas, sin embargo, el consumo descontrolado de las mismas afecta significativamente en la salud.

¿Qué tan saludable es la papa?

Son raras las personas que evitan consumir papa, pues su sabor es delicioso y es servido en varios platos típicos e incluidos en varios menús de restaurants de todo tipo en todo el mundo. Sin embargo, no todo lo que sabe bien llega a ser saludable; la papa tiene altos niveles de carbohidratos que al digerirse se convierte en insulina y azúcar, lo cual es un riesgo, sobre todo para personas con problemas de peso y personas con diabetes.

Hay todo tipo de papas y se clasifican por su consistencia, tamaño, color, entre otros aspectos; todas tienen el mismo nivel de carbohidratos y, por tanto, son igual de riesgosos. Esta es una de las principales razones por las que muchas personas la quitan de su menú y/o la reemplazan con otras verduras o tubérculos.

El consumo de papa es también una de las principales razones por la que muchas personas tienden a subir de peso y tienen problemas con el corazón. Cuando la papa es cocida en aceite o, dicho de otro modo, es fritada, las desventajas de su consumo se multiplican.

Tal como se había mencionado anteriormente, la papa puede ser sustituida por otros alimentos más saludables o poco riesgosas, un claro ejemplo es la yuca, también conocida como tapioca. La yuca es igual de deliciosa, cuando es consumida, da la impresión de estar comiendo papa.

¿Qué tan saludable es la yuca?

La yuca o tapioca, también puede consumirse después de haber sido hervida en agua, cocida con aceite o preparada en horno. A diferencia de la papa, el consumo de yuca no significa un riesgo para la salud, pues es un producto con mayores valores nutritivos.

Puede que una de las razones por las que la papa y la yuca compartan un sabor similar sea el hecho de ser tubérculos, pues nacen bajo la tierra y son arrancadas de raíces semisecas. Aun así, la yuca no deja de ser una alternativa más saludable para los humanos y, por lo tanto, puede sustituir a la papa como ingrediente de cualquier plato.


La yuca es rica en vitaminas C y B6, además no contienen colesterol, tiene propiedades antioxidantes y ayuda en la salud cardiovascular; todo lo contrario a la papa. La yuca o tapioca, para ser aun más saludable, es recomendable ponerlo a cocer o hervir en agua, y evitar consumirla frita o recalentada en aceite.

En conclusión, tanto la papa como la yuca o tapioca son igual de deliciosas, pero no son igual de nutritivas, pues el consumo excesivo de uno de ellos no es recomendable para la salud, y el consumo del otro es altamente nutritivo y fácilmente puede reemplazar al primero.

(Visited 167 times, 2 visits today)