Generalmente pensamos en la yuca sólo como un alimento. Entonces la pelamos, la cocinamos y la comemos. Pero no pensamos en aprender sobre los beneficios y propiedades de toda la yuca en general y de los usos alternativos que podríamos darle.

Por ejemplo, la podemos utilizar como un elemento muy útil de belleza. Como un exfoliante para luchar contra el envejecimiento, las arrugas y algunas manchas indeseadas en el rostro.

A continuación daremos algunas indicaciones acerca de cómo utilizar la yuca como un efectivo exfoliante natural. El mismo ayudará a remover algunos puntos negros de nuestro rostro y también a atenuar algunas cicatrices antiguas causadas por el acné.

Primeramente procedemos a pelar la yuca y lavarla. Se debe lavar también la cáscara. Luego la ponemos en trozos en un mortero y la machacamos. Debemos aplastarla hasta que obtengamos una pasta. Pero a la par, se vierte aceite de oliva en el mortero y continuar machacando.

A medida que vayamos triturando la yuca, notaremos que el aceite se va absorbiendo. No hay que alarmarse. Debemos volver a agregar el aceite de oliva cuantas veces sea necesario. Pues nuestra mezcla no debe ser seca, más al contrario debe quedar húmeda, como cualquier crema.

Posteriormente, una vez que nuestra pasta esté lista, procedemos a aplicarla sobre todo el rostro utilizando las yemas de los dedos con movimientos circulares hasta cubrir toda la cara.

Luego, cubrimos nuestro rostro con los trozos de la cáscara de yuca que antes habíamos lavado. Y procedemos a dejar reposar nuestro rostro con la mezcla por el lapso de media hora.

Una vez transcurridos los 30 minutos quitamos los trozos de cáscara y damos unos pequeños masajes circulares a nuestro rostro. Después pasamos a enjuagarlo con agua tibia.

Una vez que tengamos la piel de nuestro rostro totalmente enjuagada, la secamos y podremos notar la diferencia y suavidad como resultado.

Finalmente procedemos a aplicar la crema humectante de nuestra preferencia, de igual forma con movimientos circulares.

Este es un procedimiento que se puede realizar de forma semanal o dos veces a la semana, dependiendo de la necesidad de la persona o de cuán urgente es mejorar el cuidado y la apariencia de la piel en el rostro.

Es importante recordar que los masajes para aplicar esta mezcla y para enjuagar el rostro deben realizarse muy suavemente. Pues de lo contrario podríamos dañar nuestra piel y ocasionar en ella daños mayores en vez de beneficios notables.

Con el paso de algunas semanas y tras algunas aplicaciones de esta receta los cambios serán más notorios y duraderos.